domingo, 22 de febrero de 2015

#HAPPYDAY#

Es Domingo, el sol brilla despampanante,y mi queridísimo amigo cierzo, sopla con fuerza dejando entre ver la majestuosa danza de los arboles.

¡Es todo tan maravilloso!

Así que doy un salto enérgico de la cama, conecto la música y me dejo llevar como si estuviera rodando un videoclip. Soy la protagonista y he de darlo todo para mis perplejos fans, (en este caso mis tres mascotas).Bailo desenfrenada en bragas por el dormitorio, salto encima de la cama mientras me observo frente al espejo moviendo la melena de un lado a otro, y dejándome las cuerda vocales con el estribillo, Oreo (el gato),su pelaje se le eriza y se  tapa los ojos, por un momento lo imagino recitando un mantra    -Soy fuerte, y soy capaz de ver esto-   tras desvariar  sigo concentrada con mi danza.

De repente oigo una voz masculina    -Chiss Chiss-   Me chista, silba, y grita a todo volumen    -¡Que no me entere yo, que ese culito pasa hambre!-     de no ser por que un caza sobrevuela ese mismo instante cerca de mi edificio, pensaría que ha sido esa voz la que ha roto la barrera del sonido.Pero estoy sola en casa y no tengo constancia de que mi gato haya sido abducido por algún extraterrestre molón, por lo tanto, no habla. Me quedo inmóvil un instante, giro la cabeza en todas direcciones y... ¡¡¡ Zasss!!!!...fijo la mirada sobre el ventanal.
Por sorpresa descubro a un Hipster alto,pelirrojo,gafas pasta de color marrón,gorro idéntico al mio de esquiar,barba de 4 años repeinada,y luciendo una dentadura impoluta, al mismo tiempo que agita su mano izquierda y lleva el mismo ritmo de mi música... 

-M-I-E-R-D-A!!! no sabia que habían alquilado ese piso!-

Avergonzada e intentando cubrirme con lo primero que pillo, en este caso "mi tortuga de peluche tamaño XXS", me dirijo a bajar la persiana a la velocidad de rayo, y entonces recapacito..

Las bragas ya me las ha visto, pero,¿ la felicidad es algo que deba ocultarse?
Tras unos minutos dubitativa,me miro al espejo, rebosante de felicidad,me vuelvo a girar hacia el, sonrió y mientras Oreo intenta callarme dándome un zarpazo en el muslo sin resultado alguno,y tras comprobar que solo el esta asomado le grito    - ¿Bailamos?-    Y es ahí donde mi videoclip cambia, ya no estoy sola en el. El Hipster mueve su esqueleto con mucho flow,reímos al unisono y Oreo corre enloquecido maullando...

Ha sido muy divertido, la felicidad hay que compartirla aunque sea en bragas.

¡DEJA QUE LA FELICIDAD TE DESPEINE!

 Y tu... ¿BAILAS?

                               ¡Feliz Domingo mis queridos amigos!
                       


2 comentarios:

  1. jajajajaja, genial, simplemente genial, que pases un muy buen día y una muy buena semana.

    ResponderEliminar